Te has suscrito correctamente al blog de Pedro Adolfo Garcia 😄
¡Excelente! A continuación, completa el pago para obtener acceso completo a Pedro Adolfo Garcia
¡Bienvenido de vuelta! Has iniciado sesión correctamente.
¡Genial! Tu cuenta está completamente activada, ahora tienes acceso a todo el contenido.😄
¡Genial! Tu información de facturación se actualizó.
La actualización de la información de facturación ha fallado.
Construir para Instagram

Construir para Instagram

3 minuto(s) de lectura

Hace poco tuve una conversación sobre el proyecto de desarrollo inmobiliario más grande de la historia de Estados Unidos, llamado Hudson Yards, en Nueva York, el cual inició su construcción en 2012 y está planeado que finalice en el 2024, costando poco más de $25 Billones de dólares.  Este proyecto surge en una zona que estaba destinada a ser un estadio olímpico, pero al perder Nueva York la postulación para los Juegos Olímpicos, en 2005 decidieron realizar una nueva zonificación para permitir la construcción de un proyecto de usos mixtos de más de 1.1 millones de metros cuadrados. En total, el proyecto consiste en un barrio de 16 edificios de diversos usos, habitacional, comercial, oficinas, escuela y un museo, incluyendo un parque que crea un espacio público que unifica todo el proyecto. 

Sin embargo, la plática inició casualmente por el espacio más pequeño de todo el proyecto, y que si eres usuario de Instagram, muy probablemente ya hayas visto al menos una vez. Se trata de The Vessel, una escultura ubicada en el epicentro del proyecto que fue diseñada por el estudio de Thomas Heaterwick para ser transitada por las personas que visitaran la zona.  En palabras de Stephen Ross, el director de Related Companies, la empresa a cargo de la planeación y desarrollo de todo el proyecto, este conjunto de edificios necesitaba algo que pudiera llamar la atención tanto de habitantes como de turistas, como el árbol de navidad del Rockefeller Center, pero que fuera como un “árbol de navidad los 365 días del año”,  algo tan diferente que pudiera convertirse en un ícono de la ciudad. 

Y aquí es importante para mi hacer énfasis en que a pesar de estar construyendo el proyecto inmobiliario más grande en la historia de Estados Unidos y además de que todos los edificios están diseñados por un grupo de los despachos de arquitectura, interiorismo y paisajismo más importantes a nivel mundial, se consideró que aún así, todo el proyecto necesitaba una pieza central que lo ayudara a distinguirse del resto de barrios de Manhattan y que fuera tan particular que permitiera a los mismos habitantes como turistas de NY poder identificar la zona, básicamente que fuera el ícono que representara al conjunto ante el mundo. 

La escultura transitable de The Vessel terminó teniendo un costo de 200 M de dólares y es efectivamente eso, una escultura que no genera ningún retorno de inversión en un proyecto inmobiliario, y en este punto es normal preguntarse ¿Realmente vale la pena hacer una inversión de este tamaño en un proyecto inmobiliario? Yo creo que si.

Nos encontramos en una era digital en la que nos guiamos principalmente de imágenes, en donde las redes sociales tienen un papel muy importante en la vida de las personas, y en donde Instagram es el rey en esto. Una era en la que las personas (especialmente los jóvenes) le dan una importancia muy grande a compartir en internet lugares únicos; por lo que gran parte de ellos, realizan una búsqueda de lugares “instagrameables” para decidir cual será su próximo destino, por lo que desde mi punto de vista, en mucha o poca medida The Vessel si genera un retorno de inversión al proyecto en general. 

Una instalación de estas características llega a atraer a la zona la misma o mayor cantidad de personas que cualquier edificio dentro del complejo, para los usos comerciales pasan a ser algo como las tiendas ancla del Siglo XXI, en donde su papel principal es atraer a visitantes al sitio para que este mismo volumen de personas se conviertan en potenciales consumidores de cualquier tienda/restaurante/museo del complejo, además de ser un símbolo que hace fácilmente reconocible el proyecto.

En este punto podrás pensar: “Bueno, a los desarrolladores de este proyecto les sobraba el dinero y por eso pudieron construir una escultura de 200 millones de dólares para atraer gente y crear un ícono de la ciudad, no creo poder hacer algo así en mi proyecto», pero realmente no se necesita invertir una enorme cantidad del presupuesto de un proyecto para crear algo que atraiga a las personas a tu proyecto. Independientemente de la tipología que desarrolles, es importante crear “deseabilidad” hacia tu proyecto, ya sea porque con esto beneficias a comercios del mismo o porque puedes generar un incremento en la plusvalía por la demanda que crean las personas de querer estar en esa zona. 

Esta “deseabilidad» puede surgir tanto de instalaciones o espacios “instagrameables” como del diseño de áreas públicas que permitan integrar tu proyecto con el contexto en donde se crea, convirtiéndolo en un lugar en donde la gente busca estar o simplemente tomar una buena foto.

Así que la próxima vez que estés creando un proyecto, una de las preguntas que puedes hacerte será: ¿Hay algo instagrameable en mi proyecto?

Escríbeme para compartir tu punto de vista sobre construir para Instagram o cualquier comentario que tengas para ir creando nuevas conversaciones. Nos leemos en el próximo post!