Te has suscrito correctamente al blog de Pedro Adolfo Garcia 😄
¡Excelente! A continuación, completa el pago para obtener acceso completo a Pedro Adolfo Garcia
¡Bienvenido de vuelta! Has iniciado sesión correctamente.
¡Genial! Tu cuenta está completamente activada, ahora tienes acceso a todo el contenido.😄
¡Genial! Tu información de facturación se actualizó.
La actualización de la información de facturación ha fallado.
El futuro de las ciudades: Competitividad en la era post-covid

El futuro de las ciudades: Competitividad en la era post-covid

7 minuto(s) de lectura

Últimamente hemos escuchado mucho sobre los posibles cambios que habrá en todo tipo de edificios después del COVID, pero un tema que no se ha platicado lo suficiente y que definitivamente será el cambio más importante, serán los cambios que tendrán las ciudades en el futuro y todas las oportunidades que habrá, las cuales, para los países que sepan aprovecharlas, les permitirán ganar muchísima competitividad a nivel mundial. 

Pero antes de entrar a detalle, tenemos que volver al pasado para entender un poco más sobre las ciudades. A lo largo de la historia, las ciudades se han ido moldeando principalmente a través de la evolución de dos factores: los medios de transporte y los medios de comunicación. Características como sus formas, tamaños, densidades, entre otros, han tenido siempre una relación directa con estos medios.

Al principio solo podíamos recorrer las distancias que eran posibles a pie, a caballo o en barco, estos a su vez eran las velocidades en las que se podía entregar un mensaje, esto generó que las ciudades fueran relativamente estrechas y densas, como podemos observar principalmente en Europa. 
Posteriormente, en el siglo XIX se empezaron a ver cambios gracias a la invención del tren y el telégrafo, los cuales mejoraron la velocidad de recolección y difusión de la información a través de revistas y periódicos.
Esto fue generando que las poblaciones se distribuyeran alrededor de los principales nodos de vías de tren e infraestructura de telégrafos. 

Para el siglo XX, las principales innovaciones en estos medios fueron el automóvil y la televisión, los cuales tuvieron un efecto mayor de descentralización, esto permitió que las personas que vivieran alrededor y a las afueras de las ciudades pudieran accesar a trabajos y entretenimiento dentro de las ciudades, generando la creación de suburbios y permitiendo a los anunciantes el poder promocionar productos de consumo masivo, esto a su vez, fue creando a través de los medios la idea de que los centros de las ciudades eran peligrosos y la vida ideal debería de ser en casas unifamiliares en donde todos contaran con un automóvil, básicamente el “American Dream”.

Toda esta evolución, a su vez, hizo que durante años las ciudades principales se fueran convirtiendo en una especie de monopolios para atracción de aspectos económicos, negocios, trabajos, innovación, cultural y demás, ya que estos lugares se han convertido en nodos de infraestructura de transporte y comunicaciones que han facilitado su desarrollo en todos los aspectos, pero a su vez, esto ha generado que por diversos factores, la mayoría de las ciudades actualmente tenga, entre muchos problemas, la asequibilidad en la vivienda.

Ahora que estamos en el siglo XXI, tendremos dos cambios en estos medios que transformaran aún más las ciudades para mejorar la calidad de vida de las personas, uno de esos cambios es el internet, que como medio de comunicación nos está dotando de infinidad de herramientas que permiten que una actividad se desarrolle desde cualquier lugar; el segundo cambio, que corresponde a los medios de transporte, aún está por verse, pero empresas como SpaceX y Hyperloop ya nos han dado una pista de la velocidad en que podremos estar en otro lado del país o del mundo dentro de unos años más.
Esto podría llevarnos a pensar que ahora estaremos más separados que nunca, ya que los avances en estos medios nos lo permiten, pero lo que pasará con las ciudades será todo lo contrario. 

-Competitividad de ciudades globales-

En el libro “The rise of the creative class”, el urbanista e investigador Richard Florida, nos habla un poco sobre la “clase creativa”, la cual él denomina a un segmento demográfico formado por trabajadores del conocimiento, intelectuales y diversos tipos de artistas, las cuales son personas especializadas en diseño, educación, arte, música y entretenimiento, cuya función económica es crear nuevas ideas, tecnologías y contenido creativo. Otro sector de la clase creativa incluye áreas que son intensivas en conocimiento, que generalmente requieren un alto grado de educación formal, su trabajo es pensar y crear nuevas soluciones a problemas existentes.
Según su investigación, este segmento es socialmente relevante debido a su capacidad de estimular el crecimiento económico de una región a través de la innovación y representan un cambio importante lejos de las economías tradicionales basadas en la agricultura o la industria, ya la creatividad es cada vez más valorada en la sociedad actual.

Gracias a los diversos avances tecnológicos, las personas ahora tienen la posibilidad de poder vivir y trabajar desde cualquier lugar o estar en constante movimiento a través de diferentes ciudades, generalmente quienes tienen esta posibilidad son personas que podríamos englobar en el concepto de la “clase creativa”, ya que generalmente cuentan con alto conocimiento en sus áreas, alto nivel adquisitivo y lo más importante, la capacidad de estimular el crecimiento económico a través de sus ideas, trabajo e innovación.

Por estas razones las ciudades deberían de empezar a pensar en maneras de atraer a este talento, que tiene la posibilidad de vivir y trabajar desde cualquier parte del mundo.

Desde hace algunos años hay algunas ciudades que han empezado a realizar esfuerzos por atraer a talento de diversas industrias facilitando su acceso y residencia en su país.
Recientemente, a raíz del incremento de trabajo remoto a causa del COVID-19, ha habido países que están empezando a aprovechar esta nueva ola de trabajadores remotos para ofrecer permisos y visas de larga estancia, como es el caso de Estonia, que recientemente sacó una visa llamada Visa para Nómadas Digitales, la cual permite a las personas residir en el país durante 12 meses independientemente de si trabajan como freelancers, tienen una empresa en otro país o si la empresa para la que trabajan es de otro país. 
De esta manera, empezaremos a ver como poco a poco las ciudades y países que entiendan la importancia de atraer a las personas más capacitadas en diversas áreas comenzarán a facilitar la movilidad y residencia de las personas, así como se preocuparán más por la calidad de las ciudades y servicios que prestan en ellos, ya que al tener múltiples opciones para vivir, los nómadas digitales podrán elegir la ciudad/país que más se adecue a lo que busquen en términos de desarrollo, seguridad, especialización de industrias, y en general la calidad de vida.

-Ciudades como marcas-

Desde hace tiempo, he considerado que las ciudades deberían de gestionarse como un producto que representa una marca, ya que realmente todas compiten entre si por diversas razones como la atracción de inversiones, generación de empleo, atracción de turismo, seguridad, cultura, calidad de vida y otros factores para poder atraer más personas que puedan ir creando un efecto de “bola de nieve” que permita a la ciudad ir desarrollándose y aumentando su competitividad, para lo cual, deben de analizar sus fortalezas y debilidades, y desde mi punto de vista deberían de enfocarse en desarrollar una estrategia que le permita especializarse en un nicho, ya que tal como menciona Chris Anderson en su libro “The long tail”, en todas las áreas estamos pasando de una economía de masas a un mercado de nichos, y para casos como las ciudades, estas pueden enfocarse en estar posicionadas en temas tecnológicos, logísticos, turísticos, de manufacturas, financieros, salud, entre otros, dependiendo de las características de cada una.

Generalmente, las principales ciudades del mundo han trabajado en posicionar su nombre como una marca y relacionarlo principalmente a alguna actividad o industrias en las que destacan, esto ha provocado, entre otras cosas, que las ciudades generen diversos “defensibilities”, que son características que ayudan a mantener y proteger su competitividad ante otras ciudades, como la generación de network effects , que ha causado que la instalación de estas industrias atraigan al talento necesario, y esto a su vez vuelve más valiosa la ciudad y se genera que atraiga a más talento, como en ciudades como San Francisco y la zona de Silicon Valley, que se ha posicionado cada vez más como un centro de desarrollo tecnológico  y de innovación, o ejemplos como París, Milán, Tokio o Nueva York como capitales de la industria de la moda, y varios ejemplos más que podemos tener en todas las áreas.

-Recuperar el espacio-

A partir de la reapertura post-COVID de las ciudades, se han empezado a replantear la manera en la que nos transportamos en diversas ciudades del mundo.
Existen muchos casos en donde principalmente se ha aprovechado este periodo para establecer o incrementar infraestructura para transporte en bicicleta, incrementar las dimensiones de banquetas o incluso convertir calles a totalmente peatonales para mantener distanciamiento necesario entre personas, nuevas rutas y tipos de transporte, etc.
Estos cambios han generado que suceda lo que muchos urbanistas han peleado desde hace años, quitarle espacio al automóvil y recuperar ese espacio en las ciudades para las personas, a través de las banquetas, medios de transporte alternativos / masivos y espacios públicos, estas modificaciones generan que tengamos en las ciudades menos contaminación, mayor fluidez en el transporte, más áreas verdes, más espacio público y principalmente una mejora en la calidad de vida.

Ciudades como Barcelona, llevan un par de años experimentando con una idea para lograr esto, a la que han llamado las “Super manzanas”, que consiste principalmente en agrupar manzanas de la ciudad para limitar la circulación de vehículos en su interior, generando en el interior espacios de circulación peatonal y diversidad de espacios públicos en las intersecciones de calles (como áreas de juegos infantiles, espacios para exposiciones o eventos culturales, áreas con bancas y árboles, entre otros), desincentivando el uso del automóvil para incentivar el uso de transporte público, bicicletas y otros alternativos, además de incentivar también la inclusión de usos de tipo comercial en estas zonas para ofrecer a las personas todo lo que puedan requerir a una distancia menor de 10 minutos caminando.

Este tipo de cambios son una muestra de los que hacen a las ciudades más competitivas y mas deseables para vivir, planes como este deben de ir acompañados de otro tipo de estrategias  en diversas áreas para que de esta manera las ciudades puedan competir para atraer el mejor talento y generar mayor desarrollo y crecimiento a mediano y largo plazo, por lo que las ciudades que no estén conscientes de esto quedarán atrás en la carrera por posicionarse como una marca en un mercado global en donde las personas tienen cada vez más la posibilidad de vivir y trabajar en cualquier lugar del mundo.

Espero como siempre que esta información te sirva para conocer más acerca del mundo inmobiliario y las ciudades, cuéntame en los comentarios que opinas de este tema, también recuerda que puedes escribirme para platicar más del tema o cualquier otro motivo a mi correo garcia.pedroadolfo@gmail.com y en mis redes sociales, donde me puedes encontrar como @pedroadolfog.
Nos leemos en el próximo post.